ciclismo
Alexis Castro reaparecerá en la Clásica de Girardot
30 julio, 2013
plantilla destacada
Ortega campeón de la Clásica de Girardot
5 agosto, 2013

Ramírez y Ortega segundo y tercero en la general de la Clásica Girardot

Mauricio Ortega, de amarillo, buscará mañana el título en Girardot (1)

Mauricio Ortega, de amarillo, buscará mañana el título en Girardot (1)

Flandes, Tolima. Viernes 2 de agosto. Nadie nunca le ha escuchado una queja de su trabajo. El ciclismo para mí es todo, ha dicho con modestia este hombre de 64 años que gracias al deporte conoce más de 30 países y ha estado en 2 campeonatos del mundo y unos Juegos Olímpicos. Ya son 40 años los de Rubén Darío Vélez Correa entre bielas, caramañolas, aceites, y cremas para masajes, pero sobre todo entre ciclistas que lo admiran y lo quieren.

Ser el único integrante del Orgullo Antioqueño que ha estado en toda la historia de este equipo, es su gran Orgullo. Ningún ciclista, técnico, conductor, lo iguala. Su oficio como masajista, haciendo una callada y eficaz labor, lo ha mantenido por espacio de 246 meses, que cumple precisamente hoy, como “recuperador” de corredores de gran talento y prestigio. Los cuerpos de María Luisa Calle, Santiago Botero, Marlon Pérez, Carlos Mario Jaramillo, Mauricio Ardila, Felipe Laverde, Sergio Luis Henao, Carlos Betancur, Rigoberto Urán, Juan Esteban Arango, Leonardo Duque y Darwin Atapuma, entre otros, se han beneficiado de las manos milagrosas que tiene “rubencho”.

Su dedicación, conocimientos, talento, estudios y amor por el ciclismo lo han mantenido como el único que puede contar la historia completa del Orgullo, desde que este equipo nació el 2 de febrero de 1993. Levantarse a las 3:00 de la mañana, diariamente. Preparar las caramañolas y comida para los ciclistas; sacar las maletas; estar atento a los detalles de alimentación y abastecimiento en carretera; tener todo listo en las llegadas y posteriormente dedicarse más de 7 horas diarias a los masajes son parte de las tareas de Rubén en el Orgullo Antioqueño.

Para realizar su trabajo emplea más de 16 horas dedicadas con entrega y sacrificio a su profesión y a su pasión, que nació cuando era un chiquillo imberbe en los años de 1970. Primero trato de ser ciclista o al menos entrenaba con los “consentidos” del ciclismo en Antioquia de esa época. Antonio Londoño, Abelardo Ríos, Alfonso Flórez, Gonzalo Marín y Cochise eran su compañía predilecta a la hora de entrenar ciclismo, deporte en el que apenas alcanzó a estar preseleccionado para una Vuelta a Antioquia.

El bicho del ciclismo quedó inoculado, entonces, en el cuerpo de Rubén Darío Vélez Correa. Para 1976, comenzó la que pensó iba a ser su profesión definitiva. El juzgamiento, cuando en Antioquia no existía CODECIA, Comisarios de ciclismo de Antioquia. Durante dos años se preparó para su primer gran examen en el juzgamiento: Los Juegos Centroamericanos y del Caribe, en Medellín.

Pasado ese evento, comenzó a estudiar Tecnología Deportiva en el Politécnico Jaime Isaza Cadavid. Allí se graduó en 1982. La vida le dio la oportunidad de ser masajista al lado de Raúl Mesa y Elkin Darío Rendón en Castalia, profesión que alternaba con el juzgamiento. En 1993, dejó el juzgamiento, pues Mesa lo llamó para hacer parte del Orgullo Paisa y desde ese momento nunca ha sabido que es estar triste.

Rubén es un hombre de alma buena y grandes sentimientos. Es muy humano, dice alguno de sus compañeros. Lo cierto es que la pasión de este hombre de aspecto bonachón, es la bicicleta, con la que mantiene un gran idilio, a través de los ciclistas, a quienes trata como sus hijos.

Salas segundo en la tercera etapa de Girardot

El corredor Jairo Alonso Salas del equipo Aguardiente Antioqueño-Lotería de Medellín-IDEA se ubicó este viernes en la segunda posición de la tercera etapa de la Clásica de Girardot, tramo que se disputó sobre 165 kilómetros, entre Mariquita y Flandes, municipios del departamento del Tolima.

Salas, fue derrotado por Cristian Tamayo (Supergiros) en la improvisada meta en Flandes, ya que una huelga de “mototaxistas” impidió que la carrera llegara a Girardot. El tercer puesto de la fracción le correspondió al líder de la prueba Edward Beltrán (Epm-Une), quien le tomó 4 segundos a sus rivales, merced a la bonificación que entrega esa posición en la etapa. El tiempo del Tamayo en Flandes, municipio conurbado con Girardot, Cundinamarca, fue de 3 horas 36 minutos y 27 segundos.

Etapa de mañana.

La cuarta etapa de la Clásica de Girardot se realizará mañana sobre 25 kilómetros.

Clasificación General Individual

Edward Beltrán -ELI- Epm – Une 9:23:54
2º. Alejandro Ramírez -ELI- Aguardiente Antioqueño-Lotería de Medellín-IDEA. A 4 seg.
Mauricio Ortega -ELI- Aguardiente Antioqueño-Lotería de Medellín-IDEA a 0’:14”
Walter Pedraza -ELI- Epm – Une a 1’:01”
Jaime Castañeda -ELI- Epm – Une a 2’:16”
Hernando Bohórquez -S23- Muebles Elegant house a 2’:20”
Juan Diego Ramírez -ELI- Aguardiente Antioqueño-Lotería de Medellín-IDEA a 2’:20”
Robigzon Oyola -ELI- Epm – Une a 2’:20”
Aristóbulo Cala -ELI- Formesan-Bogotá Humana-ETB. a 2’:20”
10° Jéfferson Vargas -ELI- Formesan-Bogotá Humana-ETB a 2’:41”

 Clasificación Equipos

1 Ag. Antioqueño-Lot. Medellín-IDEA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *